martes, 16 de octubre de 2007

La siesta



Me acosté pensando en ella en la hora de la siesta. No me masturbé porque no tenía ganas.
Después de varios amagos de dormir, entra en mi habitación una persona del sexo opuesto ajena a la familia.

Se desenvuelve entre las mantas como cual rana chapotea en la lluvia. Iba vestida con ropa rosa provocadora, ojos engatusadores, pies descalzos, cabellos color oro mezclados por un negro clandestino.



Al principio dormitaba hacia su lado de la cama, mientras yo, cabizbajo, me escondía entre las sábanas.

No tardó mucho el hechizo que hizo que nuestros cuerpos se fundiesen en uno.
En un sin fin de manos entrelazadas, cruzadas, mimos y caricias, divagamos cada poro desnudo de nuestra piel, tersa y agitada, excitada y ruborizante.


Mi corazón no latía, sino estallaba en sonidos agudos... mis manos no temblaban, sino se agitaban con demasiada fuerza.
Los besos se intercalaban entre caricias prolongadas mientras que la saliva (y lo que no es saliva) fluía incesantemente.

Era el momento de desenfundar a mi aliado en aquellos casos.
Pero cual fue mi sorpresa, que mi aliado creía ser el amo del caos, del desorden natural.
Tenía una polla ENORME! y no sabía si podría entrar...

Maldita sea, ¿porqué ha crecido todavía MÁS? ¿porqué NO ENTRA?



El móvil - despertador sonaba, la siesta había acabado.

5 comentarios:

[mam046] dijo...

Hola de nuevo, Navarro!

Ya hacia dias que no me pasaba; estoy un poco ocupado...pero me he puesto las pilas y me lo he leido todo-todito xDxDxD

Sinceramente este relato esta muy bien pero el final (a mi gusto) es un poco triste...jeje

Pero bueno q escribes muy bien y se te dan muy bien este tipo de relatos asi q sigue asi!

Salu2
[M@RCO$]

Pa! :P dijo...

Hola!

No te quejarás eh? te estoy dejando el 2º comentario del día...jeje

Ves? Este relato ya le da más virilla al blog... 8-)

Si empiezo a poner en práctica los conocimientos psicológicos que estoy adquiriendo, te diría que el "supuesto agrandamiento" que sufre tu polla es debido a que deseas tenerla grande (no digo MÁS grande, porque en realidad tienes una MINI-COSA y te conformarías con un poco más jeje).

Ale, dicho queda! jaja

Pa! :P

Luni dijo...

Menuda pesadilla!!!

Muám

Navarro dijo...

En realidad era un sueño hasta que vi que no la podía meter y SONÓ EL DESPERTADOR y se acabó el Sueño-Pesadilla.
Más impotente me quedé yo, siento que el final no sea del todo de vuestro agrado...
Saludos y abrazos

JoTaDe dijo...

Menuda verga tiene el negro cojones¡¡